VOLVIMOS

Hace un año no teniamos consuelo. Arsenal debía volver a jugar en el Ascenso y el futuro era incierto. La situación económica era difícil y con un presupuesto acotado debíamos rearmar el plantel para disputar el torneo más competitivo del Fútbol Argentino. Contra todos los pronósticos, Arsenal se convirtió en la revelación y hoy vuelve a la Primera División. 

Por Nicolás Falanga

Había que reinventarse. El descenso no había sido sólo Deportivo. Impactó en cada rincón del Club, no iba a ser fácil recuperarse. Fue necesario tomar decisiones difíciles ya que los números no cerraban para una categoría que otorga ingresos exageradamente inferiores.

Se apostó a que el Cuerpo Técnico encabezado por Sergio Rondina siga al mando del primer equipo. Llegaron muchísimas caras nuevas, ninguna de renombre, pero que junto a los pibes del Club armaron un plantel con hambre de Primera. 

El torneo fue durísimo, los viajes cansadores, los campos de juegos impredecibles, pero las ganas de superarse de los jugadores pudieron contra todo. 

Arsenal corrió desde atrás casi todo el campeonato. La levantada final fue la clave, Arsenal sabía que no podía dejar más puntos en el camino y se quedó con cuatro triunfos seguidos. El traspié de los rivales permitió llegar a jugar el desempate. Arsenal lo jugó con ofició, tocó cuando hubo que tocar y aguantó cuando el rival comenzó a desesperar.

El papel de los hinchas merece un párrafo aparte. Apoyaron siempre, incluso cuando el equipo tuvo rachas donde no ganaba y la punta se alejaba. Las caravanas antes del partido contra Defensores de Belgrano y la Final fueron fundamentales para que el plantel tome conciencia de lo que se jugaba: el sueño de un barrio.

Agradezco a mi viejo haber heredado esta pasión. Agradezco haber compartido otro momento inolvidable junto a mi familia y amigos (que ya son de mi familia). Volvimos, es tiempo de festejar y disfrutar.

TORNEO 2018/19